GANADORES

La convocatoria abrió el 1 de septiembre 2022 y cerró el 25 de octubre 2022 a las 23:59 (GMT+1). Se recibieron un total de 284 propuestas, de las cuales 132 fueron admitidas al cumplir con todos los requisitos de la convocatoria.

Los miembros del jurado, compuesto por Lupe de la Vallina y un voto institucional (compuesto por un representante de SMTH), evaluaron las obras recibidas de forma independiente.

El 16 de febrero a las 18:30 (GMT+1), reunidos telemáticamente, se debatieron las distintas evaluaciones seleccionando los siguientes 5 ganadores (en orden alfabético):

  1. ‘Lo (in)consciente de lo (in)tangible’ de Cosette Reyes, LABA Valencia
  2. ‘Infosil’ de Elena Cantón, Escuela TAI
  3. ‘La contraposición de la percepción’ del colectivo Fatui, U-TAD
  4. ‘Sensecode’ de Pablo Fabrellas y Joaquín Clemente, U-TAD
  5. ‘Mis píxeles’ de Paula Martín, Escuela TAI
LO (IN)CONSCIENTE DE LO (IN)TANGIBLE

Cosette Reyes es diseñadora, antropóloga e ingeniera bioquímica mexicana. A lo largo de los últimos años ha participado en proyectos internacionales de investigación en los campos de la salud mental, la evolución humana y la cognición. Esto la ha llevado a explorar el fenómeno de la mente y sus expresiones corpóreas en los ámbitos del diseño y del arte. Actualmente reside en Valencia, España, donde cursa el 2º año del Degree en Digital Design & Multimedia en LABA Valencia. School of Art, Design & New Media, liderando varios proyectos de creación y fomento de comunidades. Desde 2022 colabora con la galería de arte contemporáneo House of Chappaz, con espacio permanente en ARCO. Trabaja sus piezas en motion graphics, 3D y videoarte. Capturar puntos de vista inusuales de situaciones cotidianas, el misterio, la estética dadaísta, los objetos descontextualizados y su fascinación por el surrealismo, son una constante en cada una de sus creaciones.

Lo (in)consciente de lo (in)tangible, es una alegoría a la experiencia del cuerpo sentido, una invitación a la reflexión sobre cómo el cuerpo interactúa con el entorno a través de sus acciones para posteriormente proporcionarle significados. La reciente pandemia ha forzado a los seres humanos a extender a través de las tecnologías nuestras capacidades comunicativas, hasta conducirnos a un inminente aislamiento de mente y de cuerpo, a volvernos intangibles tras la viscosidad de una pantalla y ser inconscientes de lo que tenemos frente a nosotros, más allá de la misma, el mundo físico que nos rodea. Uno de los temas fundamentales de la filosofía es la dicotomía mente-cuerpo. Existen explicaciones que se aproximan al fenómeno desde una separación simplista, alojando a la mente consciente en el cerebro, un órgano tangible del cuerpo humano. 

Las últimas tendencias en este campo, proponen una visión de cognición corporeizada como una crítica a las ciencias cognitivas tradicionales basadas en el cerebro-centrismo. Este movimiento define a la forma de comprender el mundo que tienen los seres humanos y cómo es expresada por experiencias corporales. En estos procesos, todo el cuerpo participa físicamente en la interacción con el mundo y el entorno.  El ser humano es parte de un contexto vital al cual modifica a su paso y, es a través de estas relaciones que el individuo y el mundo están en constante intercambio. Las tecnologías han hecho que la intangibilidad y la inconsciencia conformen parte fundamental del cuerpo sentido en el siglo XXI.

INFOSIL

Elena Cantón (2003) es estudiante de Bellas Artes. Accedió a su primera academia con seis años, período que duró hasta el cumplimiento de sus diez, cuando se trasladó a su segunda y última academia de pintura. Allí, su desarrollo perduró hasta los quince años, y fue el lugar de creación de múltiples obras, entre ellas, las galardonadas por el Primer premio de Pintura del Concurso Nacional Escolar “La cetrería española vista por los niños” en el Museo Nacional de Ciencias Naturales el 6 de junio de 2015, el segundo accésit del VI Concurso de Dibujo ADANAE en 2017, y el primer premio del VII Concurso de Dibujo ADANAE, el 29 de noviembre de 2018. Tras abandonar su academia, la joven trabajó de interna en South Florida Art Conservation en Florida, Estados Unidos. Prosiguió con sus estudios para cursar el Bachillerato de Artes en el Colegio Estudio, lo cual le permitió, finalmente, acceder a la Escuela Universitaria de Artes TAI, donde actualmente cursa su segundo año.

Mediante la introducción de objetos inconexos en un medio de cera parafina, «INFOSIL» trabaja la inocua pero prevalente acumulación de información digital en el cuerpo, llevando la estratificación objetual de la psique al medio físico. En su desarrollo vital, la saturación de la hiperrealidad virtual extiende sus huellas a la fisionomía humana en un proceso de adulteración incorpórea, donde la materia digital penetra la celular, y en su conexión, convierte al organismo en un registro informatizado. Los órganos, desorbitados, cesan la emisión de vitales en virtud de la recolección, y la conservación anatómica queda supeditada al consumo en línea. Con la existencia hipervinculada a la red, a su fin, la crónica humana queda solidificada como historial de búsqueda. Cada recuerdo, vivencia, destreza o singularidad recogida bajo la urdimbre del ciberespacio, archivada en su idiosincrasia donde la finitud no llega a alcanzar. Fosilificada en esencia, la información prevalece. El cuerpo ya no rinde culto a la vida. Lo hace Internet.

La creación del Infosil (fósil de información) se vuelve una meta vital, el resto arqueológico de nuestro historial, la única forma de trascender, materializado en ceros y unos, al plano de la infinitud.

LA CONTRAPOSICIÓN DE LA PERCEPCIÓN

El colectivo Fatui está compuesto por Paula Arboleda Fernández, María del Prado Fernández Alarcón y Sergio Pérez Román, todos ellos estudiantes de diseño digital (U-TAD).

La obra «La contraposición de la percepción» muestra una yuxtaposición de la percepción del ser a través del sesgo de la máquina. Haciendo más notable la problemática de la sobreexposición de la persona en los diferentes ámbitos de interacción, generando con ello la existencia de innumerables percepciones de uno mismo según el contexto.

SENSECODE

Pablo Fabrellas y Joaquín Clemente son estudiantes de cuarto año de diseño. Cuando se les presentó esta oportunidad pensaron que sería interesante unir sus estilos para crear una pieza de vídeo empleando cada una de las facultades de ambos. Joaquín es más familiar con el montaje y de edición más tradicional y Pablo tiene un estilo en el que trabaja la distorsión y reconstrucción de las imágenes.

“Sensecode”, una representación más “codificada” de el ciclo de la vida, un vistazo a los diferentes sentidos que nos guían en nuestras distintas etapas a través de este bucle infinito. Cada etapa marca un ritmo y manera de explorar lo que nos rodea, siendo el cómputo de todas ellas lo que acabamos llamando VIDA. Su intención ha sido condensar en tan sólo un minuto y medio y bajo la atenta visión de la tecnología y la digitalización toda una vida humana.

MIS PÍXELES

Paula Martín. Todos tenemos algo que nos mueve por dentro. Para mí ese algo ha sido siempre el arte. A través de él he conseguido ser quién soy, me he conocido y he aprendido a expresarme. Al principio lo hice con la pintura. He pintado desde que tengo uso de razón y cuando cumplí los once años me metí a una academia. Lo que provocó que cursase el bachillerato artístico. Allí es dónde me enamoré de la fotografía, quedando fascinada por un nuevo lenguaje artístico.

Todo lo anterior, incitó a que actualmente esté estudiando fotografía y creación audiovisual en la escuela universitaria TAI. Aparte de mis estudios universitarios estoy cursando clases de pintura en la universidad, tercer año de italiano en la escuela de idiomas y participando en el programa de Explorer de Santander X, donde nos enseñan a crear nuestra propia empresa desde cero y a validar nuestras ideas de negocio. Con este programa aspiro a poder crear mi propia empresa en un futuro.

Somos uno / tecnología y yo / nos encontramos / y nos fusionamos, / no hay punto de retorno / ¿Qué haría sin ti? / sin estar bajo tu contacto / sin ver tus brillantes ojos / sin ti estaría perdida / sé lo que sé por ti / soy yo que soy por ti / eres mis ojos al mundo / rodeas toda mi piel/  con tus inagotables píxeles / algunos dirán / que nuestro amor / solo me hace daño / pero no me importa / sin ti no soy nada.                                               

Estamos tan sumamente conectados a la tecnología que a veces olvidamos quiénes somos. Nos fusionamos con ella, nos entendemos con ella. Ya no nos vemos a través de espejos, sino a través de pantallas. Sin darnos cuenta somos tecnología. 

Este poema explica la obsesión insana que tenemos hacia ella y la obra explora el cuerpo tecnológico, en el que nos hemos convertido. Dejamos de tener células hace mucho tiempo, ahora estamos formando pixeles.

· EXPOSICIÓN 1 MARZO – 15 JUNIO 2023 ·

 

Todos los días en los soportes digitales de:

VIGO – Praza Estación, 1 – CC Vialia Estación de Vigo

MADRID – Calle de Aracne, s/n, 28022 Madrid – CC Plenilinio

es_ESES